La pirámide de Maslow, también conocida como la jerarquía de las necesidades básicas humanas, es una teoría psicológica que Abraham Maslow incluyó en su obra: A Theory of Human Motivation de 1943, aunque posteriormente la amplió.

En esta teoría Maslow formula una jerarquía de necesidades humanas defendiendo que a medida que se satisfacen las más básicas (las que conforman los pisos inferiores de la pirámide), las personas desarrollan deseos más elevados (situados en los pisos superiores de la pirámide).

Esta teoría obtuvo gran notoriedad en el campo de la psicología así como también en el ámbito del marketing y la publicidad.

En este artículo podréis conocer más sobre Abraham Maslow, analizaremos su famosa teoría de las necesidades humanas y veremos alguna crítica a esta.

¿Quién fue Abraham Maslow?

Antes de entrar en materia con la teoría, hablemos un poco de su autor.

Abraham Maslow (Brooklyn, Nueva York, 1 de abril de 1908-Palo Alto, California, 8 de junio de 1970) fue un psicólogo estadounidense conocido por ser uno de los fundadores y principales exponentes de la psicología humanista, esta es una corriente psicológica que postula la existencia de una tendencia humana básica hacia la salud mental, manifestada como una serie de procesos de búsqueda de autoactualización y autorrealización. Aunque su primera opción era estudiar derecho, Maslow se decantó finalmente por la psicología, acabando sus estudios conoció a quien fue su principal mentor, el profesor Harry Harlow.

Fue en el año 1934 cuando cursando su doctorado, elaboró su famosa teoría de la jerarquía de las necesidades humanas.

Jerarquía de las necesidades

La jerarquía de las necesidades se describe como una pirámide de cinco niveles que a su vez están divididos en dos grupos: los cuatro primeros se pueden agrupar como “necesidades de déficit” mientras que el nivel superior de la pirámide forma un grupo por si solo. A este se le conceden varios nombres: “autorrealización”, “motivación de crecimiento” o “necesidad de ser”.

La idea básica tras este sistema piramidal es la siguiente: solo intentamos satisfacer las necesidades de los niveles superiores cuando tenemos cubiertas las necesidades de los niveles inferiores. Según Maslow, solo las necesidades que no están satisfechas pueden producir algún tipo de alteración en la conducta, ya que una necesidad suplida no genera ningún efecto por si misma. Otro punto a tener en cuenta de esta teoría es en el cual Maslow sugiere que las únicas necesidades innatas de las personas son las que se encuentran en el primer nivel, también conocidas como necesidades fisiológicas, surgiendo las demás una vez que tenemos estas cubiertas. A continuación, pasemos a ver cada uno de los niveles de la pirámide.

Necesidades básicas

Estas son las necesidades fisiológicas básicas las cuales están estrechamente relacionadas con garantizar que nos mantenemos con vida, en otras palabras, mantienen nuestra homeostasis (equilibrio interno del organismo que nos permite estar sanos):

  • Necesidad de respirar, de beber agua y de alimentarse.
  • Necesidad de dormir y eliminar los deshechos corporales.
  • Necesidad de evitar el dolor.
  • Necesidad de mantener la temperatura corporal, en un ambiente cálido o con vestimenta.

Necesidades de seguridad y protección

Surgen una vez las necesidades básicas están cubiertas y por tanto, somos capaces de sobrevivir. Estas tratan de sentirnos seguros y protegidos:

  • Necesidad de seguridad física: asegurar la integridad del propio cuerpo.
  • Necesidad de salud: asegurar el buen funcionamiento del cuerpo.
  • Necesidad de seguridad de recursos: casa, dinero, transporte, etc.
  • Necesidad de vivienda: sentirse seguros y protegidos en el hogar.

Necesidades sociales o afiliación

Están relacionadas con nuestra naturaleza social, ya sea en relaciones personales como también el sentimiento de pertenencia a un colectivo o nicho social determinado para así encajar en el sistema social:

  • Función de relación
  • Familia
  • Amistades
  • Pareja
  • Aceptación social

Necesidades de estima o reconocimiento

Una vez alcanzamos este nivel de necesidades, nos preocupamos de como nos vemos a nosotros mismos y de como el resto de las personas nos ven. Para ello, Maslow estableció dos conceptos de estima:

  • Estima alta. Concierne a la necesidad de respeto hacia uno mismo. Incluye sentimientos como: confianza, competencia, maestría, logros, independencia, libertad.
  • Estima baja. Concierne al respeto de las demás personas e incluye algunas necesidades como: atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria, dominio.

El hecho de no tener estas necesidades cubiertas puede reflejarse en una baja autoestima o sentimientos de inferioridad. En cambio, el tener este nivel de necesidades cubierto apoya la valoración como individuo y profesional, pudiendo escalonar y avanzar hacia la necesidad de autorrealización.

La autoestima es la necesidad del equilibrio en el ser humano ya se constituye en el pilar fundamental para que el individuo se convierta en la persona de éxito que siempre ha soñado ser o en cambio se vuelva un ser humano abocado al fracaso sin ser capaz de lograr algo por sus propios medios.

Autorrealización

Esta es la necesidad psicológica más elevada del ser humano, se sitúa en el piso superior de la pirámide, y a través de la satisfacción de la autorrealización se encuentra una justificación o sentido válido a la vida mediante el desarrollo de una actividad. Se llega a este nivel una vez que, en su mayor medida, las necesidades de los pisos inferiores han sido satisfechas.

Maslow catalogó a un grupo de personajes históricos como personas autorrealizadas al, según él, cumplir dichos criterios. Estos personajes, entre otros, fueron:

  • Abraham Lincoln
  • Thomas Jefferson
  • Mahatma Gandhi
  • Albert Einstein
  • Eleanor Roosvelt
  • William James

Críticas a la teoría

Aunque en su momento, fue una teoría muy aceptada a día de hoy hay quien ve en ella lagunas insalvables y la critican en distintos puntos:

  • La teoría ha quedado obsoleta con el paso de los años.
  • No todo el mundo puede o quiere llegar a autorrealizarse.
  • Está elaborada a partir de la visión del mundo de Maslow, por tanto al no ser una teoría objetiva pierde valor.

Conclusión

Aunque esta teoría tenga un gran reconocimiento y forme parte del “ABC” del marketing, hemos visto que tiene también sus detractores. Pero como todo en esta vida no se trata de todo o nada, luz u oscuridad, blanco o negro, bien o mal. Cada persona debe ser capaz de extraer conclusiones propias y tener espíritu crítico a la hora de formarse.

¿Estás de acuerdo con Maslow sobre esta jerarquización? ¿Piensas como muchos otros que hoy en día está desfasada?

¡Encuentra tu dominio ideal!

Author

Marketing Assistant en DonDominio. Adentrándome en el mundo del Marketing Emocional y lector de fantasía en mi tiempo libre.

Write A Comment