Al estar el concepto del marketing tan enraizado a la hora de sacar adelante un proyecto, es lógico que nos planteemos qué estrategias seguir para sacar el máximo rendimiento al tiempo y dinero invertido en estas.

En esta entrada vamos a analizar y enfrentar las dos vertientes del marketing para saber, en pleno 2021 cuál es mejor y por tanto nos conviene usar, pero antes de eso, hagamos un pequeño paréntesis para hablar de la historia y orígenes del concepto del marketing.

Historia del marketing

Si observamos bien, el marketing ha estado presente desde los inicios del concepto del mercado. Ya en la era primitiva, donde unos constructores y otros intercambiaban los productos que le interesaban en función de sus necesidades.

Fue en los siglos XVIII y XIX con la revolución industrial en pleno desarrollo, cuando la manera de producir y consumir cambió por completo: se produce mucho y rápido y se consume al momento.

El marketing tal y como lo conocemos surgió a comienzos del siglo XX y, aunque tiene influencia de la economía alemana, nace en el sistema capitalista de EEUU siendo el mercado el principal protagonista.

Cuando hablamos de mercado, lo hacemos de un sistema basado en una relación productor/consumidor que se caracteriza por la libertad de elección. El productor elige lo que le interesa producir y el consumidor cuánto le interesa pagar.

Fue en el siglo XX cuando empezamos a escuchar la palabra marketing en el ámbito de EEUU, siendo estas cuatro las universidades que trabajaron para conformar el significado del término y configurar su disciplina:

  • Harvard
  • Wisconsin
  • Nueva York
  • Universidad del Medio Oeste

A partir de aquí surge el concepto de marketing que se refiere a la consecución de unos objetivos, que dependen del conocimiento de las necesidades y apetencias de los consumidores para poder satisfacerlas con rapidez y eficacia.

Marketing Tradicional

Hasta hace no mucho tiempo, lo que se conocía como marketing es lo que hoy ligamos al término marketing tradicional. Por definición, el marketing tradicional se basa en estrategias de promoción agresivas con la intención de generar una venta. Al hablar de este tipo de marketing, podemos apreciar una serie de pilares sobre los cuales se sustentan estas estrategias:
 

  • Ventas directas: ya sea a puerta fría o en formato telefónico; el procedimiento es el mismo, un comercial haciendo uso de su labia y dotes comunicativas intenta que compres un producto o servicio. Aparte de la venta en establecimientos, las ventas directas son el único pilar del marketing tradicional donde existe un proceso de comunicación real entre el vendedor y el cliente objetivo.
  • Televisión: reina entre reinas. Ha sido, y para mucha gente aún sigue siendo, el medio de comunicación referente. Aunque de entre todas estas opciones es la más cara sin ápice de duda, lo compensa su alcance y el prestigio que se le otorga a una marca al anunciar sus productos y servicios en televisión. Aparte, el hecho de ser un medio audiovisual permite a los creadores explotar su máximo potencial en cuanto a crear spots atractivos.
  • Radio: sin ser tan potente como lo es la televisión, la radio se llegó a posicionar como un gran medio de comunicación a la hora de anunciar productos o servicios. Esto es así porque en horas puntuales, las radios solían tener mucha audiencia, horas de entrada y salida del trabajo por poner un ejemplo, esto derivó en franjas horarias en la cuales anunciarte era muy caro, pero saliendo de esos puntos calientes era un medio muy económico para anunciarte. El formato clásico en las radios son las cuñas, pequeños fragmentos de audio que se meten entre canciones o programas en los cuales se anuncian diversos productos o servicios.
  • Correo postal: es aún muy común abrir tu buzón y encontrar algún que otro folleto o catálogo con ofertas tipo: “segunda unidad al 50%” o “llévate un 2×1 en X producto”. Esto refleja muy bien las características que definen el marketing tradicional, ofertas agresivas, no hay apenas comunicación entre vendedor/comprador y busca obtener el mayor volumen de ventas.
  • Medios impresos: ya sean periódicos, revistas o vallas publicitarias, este tipo de anuncio está basado en una imagen y un texto corto y atractivo destacando, en caso de que la haya, la oferta que se aplica a dicho producto o servicio.

Marketing Digital

La aparición de Internet y más recientemente las redes sociales, han propiciado un cambio drástico en el mundo del marketing ya que ha facilitado tanto la comunicación entre empresa y cliente como la segmentación para así enfocar los esfuerzos del marketing y obtener mejores resultados con menos inversión.

A diferencia del marketing tradicional, el digital no es tan agresivo y sus esfuerzos se pueden destinar a segmentar mucho mejor el público objetivo.

Así como podemos identificar cuáles son los pilares que sustentan el marketing tradicional, podemos apreciar que el marketing digital se apoya totalmente en Internet. Aunque esté presente solo en este medio, es tan amplio que se han creado diversas categorías para separar las diferentes estrategias.

  • SEO: son las siglas de search engine optimization, optimización en motores de búsqueda en español, se basa en el posicionamiento orgánico (sin inversión económica) en las primeras posiciones en la SERP (search engine results page, o página de resultados de los motores de búsqueda). Este resultado en los motores de búsqueda se obtiene cuando los usuarios realizan búsquedas e introducen palabras clave. Algunos aspectos que pueden  ayudarte a posicionarte son: diseño web responsive, etiquetar el sitio web correctamente, densidad de palabras clave adecuada en los textos de la web, mantener la web actualizada con contenido de calidad, optimizar la velocidad de carga de la página, etc.
  • SEM: son las siglas de search engine marketing o marketing en motores de búsqueda en español. Este es un posicionamiento de pago ya que depende de una inversión el hecho de que un anuncio esté posicionado en los primeros puestos de la página de resultados. Google ads es la plataforma más común a la hora de realizar este tipo de estrategias ya que Google es el motor de búsqueda más usado. También se puede hacer SEM en otros motores de búsqueda como bing.
  • Social media ADS: siendo Internet la revolución en cuanto a marketing se refiere, el boom de las redes sociales se puede considerar como la revolución dentro del marketing digital. Las posibilidades que ofrece las redes sociales a la hora de elegir que contenido mostrar a que personas para así maximizar las ventas por afinidad.
  • Google maps: mucha gente sin conocimientos suficientes para desarrollar estrategias complejas de marketing digital, suele buscar que se valore bien a su negocio en las reseñas que ofrece Google maps, por ende centra sus esfuerzos en ofrecer sus productos o servicios con la mayor calidad posible y poniendo mucho cuidado en el trato al cliente, con el fin de obtener la valoración más alta posible para que cuando alguien busque opiniones sobre productos o servicios que ofrecen, estas sirvan para decantar a los consumidores para que elijan su negocio por encima de la competencia.

Conclusión

Llega la hora de entrar en harina, en pleno 2021 ¿Qué tipo de marketing elegimos, tradicional o digital? Bueno, la respuesta y consejo por nuestra parte a esa pregunta es que debemos hacer uso de ambas vertientes del marketing.

Puede que mucha gente esté extrañada por esta respuesta ya que en plena era de avance tecnológico lo más común sería priorizar el marketing digital, pero se estaría obviando así a una gran porción de público al cual no llegarías si solo te centraras en marketing digital.

Ese público del que estamos hablando es el silver market, o lo que viene a ser lo mismo los consumidores de más de 65 años. Muchas veces nos olvidamos de que las personas mayores son un público muy importante a tener en cuenta ya que, por norma general, son un grupo que goza de ingresos fijos y por tanto está más predispuesto a consumir. Estas personas no son muy afines a las nuevas tecnologías y por tanto la mejor manera de alcanzarlos es hacer uso de estrategias de marketing tradicional.

Ya para terminar, lo más importante antes de elegir cualquier estrategia de marketing es tener claro quién es el tu público objetivo para así poder determinar que medios son los más adecuados para alcanzarlo. Es por eso que la recomendación es hacer uso de ambos tipos de marketing y que tu público objetivo puede que sea más sencillo de alcanzar con un tipo u otro, o incluso realizando un mix entre ambos.

¡Encuentra tu dominio ideal!

Author

Marketing Assistant en DonDominio. Adentrándome en el mundo del Marketing Emocional y lector de fantasía en mi tiempo libre.

Write A Comment