¿Qué es el marketing emocional?

Entendemos marketing emocional como la parte del marketing que plantea estrategias con la intención de conseguir un vínculo afectivo mediante un mensaje que quede grabado en el subconsciente de las personas, despertando sus sentimientos y así apelar al lado más humano de los consumidores. 

Al usarlas de forma correcta, las estrategias de marketing emocional son un factor muy decisivo a la hora de destacar por encima de otros competidores. De cualquier manera, para que este tipo de estrategias sean efectivas, las empresas deben asegurarse de que la imagen que proyectan de sensación de autenticidad y honestidad.

No importa lo mucho que te guste pensar en ti como una persona racional, los seres humanos son esclavos de sus emociones

Estudios psicológicos han establecido que los humanos sentimos primero y razonamos después, la parte emocional de nuestro cerebro es capaz de procesar información en una quinta parte del tiempo que requiere la parte cognitiva.

¿Con qué emociones debemos trabajar?

Felicidad

La felicidad implica una predisposición a compartir cosas, por ende, un departamento de marketing puede aumentar de manera significativa el alcance de su marca destacando noticias positivas y términos que apelen a la parte positiva de nuestro cerebro.

Un gran ejemplo del uso de la felicidad en campañas de marketing es Coca-Cola, la multinacional estadounidense es referente mundial a la hora de relacionar sus productos con la felicidad. 

¿Alguno de vosotros puede recordar algún anuncio de la compañía que no apele a este sentimiento? 

Tristeza

Estudios recientes nos dicen que las palabras con connotaciones “negativas” ayudan a incrementar el nombre de clics en enlaces, de hecho usar formas superlativas como: “nunca”o “el peor” funcionan un 30% mejor que si se usan palabras menos agresivas y lo que es más, estos superlativos con connotación negativa funcionan un 63% mejor que sus contrapartes positivas.

Por razones como estas las compañías están reconociendo el valor de usar contenido que llegue a la fibra de sus consumidores. Aunque si de verdad se quiere alcanzar el éxito en este tipo de estrategia, estas empresas deben ser capaces de ofrecer una solución para combatir este sentimiento negativo.

Uno de los mejores ejemplos de campañas publicitarias basadas en emociones negativas fue «Tenemos que vernos más» de Ruavieja, donde calculan el tiempo que les queda por pasar juntos a diferentes personas con sus seres queridos.

Por qué ¿Acaso hay algo más importante que pasar tiempo con las personas a las que más quieres?

Miedo

El miedo empuja a una actuación más rápida por parte de los consumidores, como todos nosotros pudimos apreciar el pasado mes de marzo durante las primeras semanas de la pandemia causada por el COVID-19, nos enfrentamos a una histeria colectiva que nos empujó a realizar compras de manera masiva por miedo a la posible escasez de artículos de primera necesidad.

El miedo es una emoción mucho más compleja para trabajar en comparación con la felicidad o la tristeza y hay que tener muchísimo cuidado porque el exceso de miedo puede causar enfado en nuestros clientes, cosa que en realidad no queremos que suceda, ¿verdad?.

Posiblemente el miedo más común entre las personas es el miedo a la muerte, a dejar de existir y abandonar a tus seres queridos, así que, ¿Quién mejor que una empresa de servicios funerarios para trabajar esa emoción en sus campañas?

Ira

Hace unas escasas tres líneas acabamos de decir que no queremos provocar enfado en nuestros clientes ya que puede resultar contraproducente, ¿Qué ha cambiado entonces? 

Pues bién, la ira en su justa medida puede impulsar a los consumidores a actuar, de la misma forma que no nos quedamos callados (o no deberíamos) al presenciar una injusticia.

La campaña con más renombre que usó la ira como motor principal fue «Like a girl» de la multinacional Procter & Gamble. 

¿Por qué está tan aceptado usar la expresión “como una chica” de forma despectiva?  ¿Piensan igual las nuevas generaciones?

Conclusión

En definitiva, el marketing emocional es una estrategia muy potente a tener en cuenta para futuras campañas ya que nos permite un nivel de conexión muy elevado con nuestro público, creando así un vínculo entre empresa y cliente que ayuda tanto al proceso de fidelización del cliente como a la distinción entre los competidores al aplicar ese toque humano tras cada campaña realizada.

En próximas entradas veremos cómo usar los colores para reforzar el impacto en las emociones que estamos trabajando y el peso que puede llegar a tener contar una historia y que esta sea el hilo conductor de nuestra campaña.

¡Encuentra tu dominio ideal!

Xisco Lopez - Marketing en DonDominio
Autor

Marketing Assistant en DonDominio. Estudiante de Marketing y publicidad, adentrándome en el mundo del Marketing emocional. Apasionado de la cultura japonesa y lector de fantasía en mi tiempo libre.

Comentarios