Psicología del color 

En otra entrada del blog empezamos a hablar sobre el mundo del marketing emocional, en ese artículo lo definimos y explicamos sobre qué emociones debemos trabajar para obtener buenos resultados en las campañas. Resumiendo, estas cuatro emociones felicidad, tristeza, miedo e ira son los pilares del comportamiento humano, por ello son la base sobre la cual cimentar nuestra campaña de marketing emocional.

Una vez identificada la emoción que será la piedra angular de nuestra campaña debemos saber que aún queda mucho camino por recorrer para extraer su máximo potencial, así que el siguiente paso es elegir la gama cromática que usaremos durante todo el proceso.

Seguramente penséis que la respuesta a la gama cromática es simple ¿No? Usamos los colores corporativos de nuestra empresa y listo, tendremos una campaña con un mensaje potente que apele a las emociones humanas y además tenga la firma cromática que usa la empresa. Pues la realidad no es tan sencilla ya que cada color apela a una emoción o grupo de emociones en concreto por tanto si la gama cromática usada en tu empresa coincide con la emoción en la cual quieres trabajar ya partes con ventaja, pero en caso contrario, no tengas miedo que sean colores diferentes y usa el color o colores que mejor apelen a la emoción escogida.

Aquí os exponemos una lista con los colores más comunes y lo que representa cada uno de ellos:

Rojo:  el color del fuego y la sangre

Es el más agresivo y apela a emociones fuertes como la agresividad, la pasión o la intensidad. A veces el simple hecho de vestir de este color nos impulsa a ser menos introvertidos, curioso ¿Verdad? Otra característica del rojo es que estimula el apetito por ello está presente en tantas franquicias relacionadas con la restauración. Es el mejor color para resaltar los CTA (llamadas a la acción) de acciones drásticas. Lo podemos ver en botones como el de rechazar o para borrar datos.

Amarillo:  el color de la luz y el oro

Es uno de los colores que causa más controversia a la hora de ser usado ya que si bien está estrechamente relacionado con la alegría, el afecto y la riqueza también representa la envidia y la traición. En cuanto a los efectos que causa en las personas existe una dualidad, por una parte estimula procesos mentales y el sistema nervioso, pero a su vez causa fatiga y tensión en los ojos. No es un color muy recomendado a excepción de logos y algún que otro título llamativo ya que es el color que más cansa a la hora de leer sobretodo si está encima de un fondo blanco.

Azul: el color del cielo y el agua

Paz y serenidad es lo que nos aporta el color azul se lo considera un color elegante y corporativo siendo uno de los más usados por las marcas, es un color que transmite confianza. El azul es uno de los colores que se usan más a la hora de crear logos o identidad corporativa de una empresa debido a la confianza que transmite, también es recomendable que esté presente en el apartado de política de privacidad de una página web. Se puede utilizar en botones como los de guardar datos o los de continuar realizando acciones.

Naranja: el color del Sol

Refleja la emoción, el entusiasmo y muestra calidez, aunque también se relaciona con la lujuria, lo divino y la exaltación. En política se lo considera sinónimo del optimismo. El caso del naranja es bastante similar al azul, ya que es su color complementario en la rueda cromática y casan muy bien juntos, Destacar también que es un color idóneo para resaltar CTAs ya que es muy llamativo pero no lleva implícita la agresividad del color rojo.

¡Encuentra tu dominio ideal!

Verde: el color de la naturaleza

Representa la juventud la esperanza y la vida, se asocia al dinero e incita la relajación y al bienestar. Se dice que alivia la depresión. El color verde suele usarse en lo referente a la seguridad web. Al tener similitud con el color azul se suele usar para resaltar los botones de acciones como la de guardar datos o aceptar condiciones, aparte es la contraparte del color rojo así que lo complementa a la perfección.

Morado: el color de la magia y la fuerza de la gravedad

Está relacionado con la nobleza, el misterio, la fantasía y la nostalgia. Este color implica glamour y elegancia, por tanto recomendamos usarlo tanto para reforzar el aspecto elegante de tu marca como si decides que la nostalgia sea una de las bases con las que desees trabajar.

Gris: el color del equilibrio

Este color va de la mano con la tristeza porque las personas lo asociamos al color del cielo en días nublados y sin luz. La tenacidad está relacionada con este color igual que la tranquilidad ya que es el equilibrio entre blanco y negro, o entre lo bueno y lo malo. Se recomienda usar este color como filtro de color para potenciar la tristeza que pueda provocar un vídeo o una foto y es el color principal de los bloques de texto ya que no es tan agresivo como el negro. El uso del gris en diseño lleva implícita una sensación de seriedad y confianza en la marca.

Blanco: la ausencia de todo color

Inocencia, pureza y paz, da sensación de limpieza y orden. Es recomendable usar este color para pequeños detalles en logotipos o imágenes ya que suele ser el color elegido para el background de las páginas web, ya que sobre él, los demás colores resaltan más. Si en cambio decides usar el negro o alguna tonalidad muy oscura como background, sí que recomendamos resaltar los textos en color blanco.

Negro: la combinación de todos los colores

Estando relacionado con conceptos como la muerte, la maldad o la destrucción es un color idóneo para reforzar emociones como la tristeza o el miedo, simboliza el misterio y lo desconocido pero también tiene connotaciones positivas como la formalidad y la sobriedad. A la hora de aplicarlo su uso más común es para resaltar los textos ya que se suele usar fondo blanco para ellos y el negro es el color que resalta más sobre el blanco, también es un color perfecto para detalles en los logos ya que da ese toque de elegancia y seriedad en los diseños.

Hilo conductor 

Una vez decidida la emoción y la gama cromática en las cuales vamos a basar nuestra campaña debemos poner el foco en el tercer elemento que necesitaremos para finiquitar este proceso.

Este tercer elemento es la creación de una historia que actúe como hilo conductor y que mantenga al cliente concentrado en lo que le estamos contando, consiguiendo de esta manera que experimente una conexión con nuestra marca y con el servicio que le ofrecemos.

Sí, has leído bien, el último paso para realizar una campaña de marketing emocional es contar una historia que sea cautivadora y mantenga nuestro target pendiente de lo que le estamos mostrando. No es necesaria una redacción que tenga el nivel de un Pulitzer, bastará con que contenga algunos elementos que la hagan atractiva y apelen a las emociones escogidas como base de nuestra campaña.

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por leer la entrada, esperamos que te haya resultado útil.

Conclusión

Para terminar aquí os mostramos dos ejemplos que relacionan las dos entradas sobre marketing emocional, emociones que fueron tratadas en la primera parte junto con el mensaje y el color a utilizar que hemos visto en esta. ¿Cuál es más efectivo según tu opinión?

Ejemplo 1:

¿Estás listo para aprender más sobre marketing emocional?

Ejemplo 2:

¿De verdad vas a perder la oportunidad de conocer más en detalle lo que es el marketing emocional y cómo usarlo en campañas publicitarias?

Xisco Lopez - Marketing en DonDominio
Autor

Marketing Assistant en DonDominio. Estudiante de Marketing y publicidad, adentrándome en el mundo del Marketing emocional. Apasionado de la cultura japonesa y lector de fantasía en mi tiempo libre.

Comentarios