En muchas situaciones nos ponemos delante de otra gente a hablar sobre un tema en concreto o contar nuestra experiencia ya sea porque estamos representando a una empresa o porque queremos darnos a conocer. Esta situación puede provocar miedo e inseguridad a no ser que seas un experto en ser la cara visible en los diferentes eventos o conferencias.

Tener miedo a hablar en público se debe a que percibimos el peligro, a la creencia de que hablar en público conlleva algún riesgo. Como por ejemplo hacer el ridículo, que los demás piensen que no sabes, etc. Aún así lo mejor que puedes hacer es afrontar la situación y sacarla adelante, cuando lleves unos cuantos años haciendo lo mismo ya no tendrás esa sensación de miedo.

Cómo aprender a hablar en público

Es importante tener un procedimiento y seguir un orden para saber cómo hablar en público. Te pueden servir algunos trucos cómo:

  • Fíjate en algunos ponentes de referencia: observando a los demás conferenciantes, sabrás por donde empezar y como estructurar la información para llamar la atención del público.
  • Practica una y otra vez. Para ganar confianza y experiencia debes dar muchos discursos y muchas veces.
  • Corrige los errores. Sé exigente contigo mismo, si te equivocas céntrate para mejorar identificando los errores y corrigiéndolos.

Técnicas para hablar en público

Hay muchas técnicas posibles que te pueden ayudar a hablar en público, nosotros te damos algunas para que te pueda resultar más llevadero y no cometas errores básicos. Aún así un factor importante es la experiencia que únicamente se consigue realizando muchos discursos y cometiendo algunos errores.

  • Aumentar el nivel de seguridad en uno mismo. Es importante creer en uno mismo, en tus capacidades y en tus conocimientos
  • Es importante no juzgarse, piensa que el público no va observar al ponente sino que se fijará en el discurso. Lo importante es lo que se transmite y lo que se aporta al público.
  • Es normal tener nervios a la hora de empezar a hablar causados por comportamientos cómo aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, sudor en las manos, leve temblor,…
  • Para tranquilizar esos nervios puedes aprender técnicas de respiración y de relajación para conseguir un descenso de la activación fisiológica.
  • Antes de realizar dicho discurso, es bueno imaginar previamente la situación en la que hablas en público con el máximo detalle posible. Para el cerebro, no será una situación nueva ya que, aunque sea imaginado, ya lo habremos «vivido».
  • Conocer a fondo el tema del que estás hablando te dará una mayor sensación de autoconfianza también a la hora de contestar preguntas de los asistentes.
  • Un detalle que también puede ayudarte es conocer al público al cual vas a dar la charla, es necesario ponerte en el lugar de los asistentes y hablar utilizando un lenguaje que se ajuste a su comprensión.
  • Es primordial preparar qué decir y cómo decirlo. Puede ayudarte preparar un guión o un esquema del discurso, cuanto menos dejemos al azar, mejor. Una buena manera de preparar dicho guión es empezar por la conclusión e ir trazando el camino para llegar hasta ella.
  • Puedes utilizar algunos trucos para llamar la atención cómo: formular preguntas impactantes, citar frases conocidas, proporcionar datos sorprendentes, …
  • Practica la empatía explicando alguna anécdota divertida e interaccionando con la audiencia haciendo halagos o alguna pregunta al público.
  • Opta por la sencillez, facilidad y claridad utilizando un vocabulario comprensible y no pierdas el hilo de las explicaciones.
  • Si el humor es adecuado en la situación te ayuda a amenizar el discurso y conectar con la audiencia ya que suscita la sonrisa del público.
  • Utiliza los tiempos de pausa de forma correcta, sirven para llamar la atención o crear expectación. Otro uso que puedes darle es para dejar tiempo al público para procesar la información ya que puede haber alguna explicación de peso que si sigues hablando todo seguido, no das tiempo para que asimilen todo lo explicado.

Conclusión

Exprésate con sencillez, la gente que te escuche captará una o dos de las principales ideas que expongas. Sea larga o corta tu disertación, es importante ordenar los elementos de la misma siendo breve y sincero para adueñarte de la situación. No leas el guión ni las diapositivas sino intenta hablar usando tus propias palabras. Y por último, relájate para quitar esos nervios que no te ayudan en nada.

Xisco Acuñas - Marketing en DonDominio
Autor

Marketing Assistant en DonDominio. Estudiante de Ingeniería Multimedia, con muchas ganas de seguir aprendiendo. Mi principal hobbie es el deporte, en concreto padel.

Comentarios