A medida que los escenarios similares a una pandemia mundial nos obligan a reevaluar la idea de seguridad laboral, los avances tecnológicos nos brindan la comodidad de poder trabajar desde cualquier lugar con acceso a Internet.

Muchos de nosotros, por tanto, hemos estado pensando un poco más seriamente en la idea de trabajar por cuenta propia. Si bien algunas personas son más ambiciosas y aspiran a construir una gran empresa, la mayoría de los demás solo buscan libertad para trabajar en sus propios proyectos y perseguir las ideas que les apasionan. Los solopreneurs (emprendedores individuales) pertenecen a ésta última categoría, que resumiendo es: trabajar con libertad.

Una combinación de los términos “solo” y “entrepreneur”, solopreneur se refiere a alguien que inicia y dirige un negocio sin contratar a nadie. Ellos hacen todo el trabajo por su cuenta o, a menudo, subcontratan trabajos a otros profesionales. No se asocian con nadie y son los únicos responsables de todas las decisiones comerciales mientras disfrutan de las ventajas de los beneficios no compartidos.

Si bien soportar la carga de manejar todo un negocio, incluso uno pequeño, por sí solo, parece un trabajo duro (¡y lo es!), hay muchas ventajas de ser un solopreneur que superan con creces los desafíos.

Si todavía no estás seguro de continuar o iniciar tu viaje como solopreneur, aquí te damos cinco consejos increíbles a favor.

1. Libertad para crear tu propia rutina

Liberarse de las cadenas de una rutina con horario definido puede ser bastante liberador. Cuando trabajas por tu cuenta, puedes crear la rutina que mejor te funcione. Por ejemplo, si no eres una persona mañanera y te sientes más productivo y enérgico por la noche, entonces nadie te impedirá trabajar después de la medianoche y dormir hasta tarde la mayoría de las mañanas.

Si prefieres trabajar 10 horas tres veces a la semana en lugar de 8 horas cinco días, que así sea. También puedes tener en cuenta el tiempo para otras cosas que son importantes para ti, como hacer ejercicio, dedicarse a pasatiempos y pasar tiempo con la familia.

Por supuesto, habrá ocasiones en las que tendrás reuniones con clientes o colaboraciones en las que tendrás que adaptarte a la disponibilidad de otras personas. Sin embargo, esta consideración es lo que te ayudará a construir una sólida red profesional que continuará brindando trabajo de calidad.

2. Horario flexible

Los solopreneurs pueden ser espontáneos y motivados por sus necesidades cuando se trata de su horario. Cuando trabajas para ti mismo y además solo, no tienes que preocuparte por acumular permisos para tomar esas grandes vacaciones o asistir a un compromiso familiar. Ya no hay que solicitar que te concedan esas vacaciones.

Ya sea que desees hacer un curso, trabajar en un proyecto apasionante, explorar el mundo, cuidar tu salud física y mental o simplemente ponerte al día con el sueño, puedes elegir cuándo y cómo tomarte un descanso.

Sin embargo, no debes dar por sentada esta libertad. Mientras trabajas para lograr ese codiciado equilibrio entre el trabajo y la vida, tu compromiso con tus responsabilidades profesionales no debe flaquear.

Un horario que prioriza tareas importantes, seguido de un trabajo de rutina como responder correos electrónicos y crear facturas y pequeños descansos entre comidas, relajación, ejercicio, etc., te dará a tus días algo de estructura y te asegurará de que las cosas se hagan.

3. Haz las tareas

A menudo, en el lugar de trabajo, las cosas se retrasan debido a procesos largos y la necesidad de seguir la cadena de mando. El trabajo importante queda pendiente porque el líder del equipo no ha tomado una decisión o porque la asignación de presupuesto para uno de tus proyectos debe pasar por varias rondas de aprobación antes de que puedas comenzar.

Estos problemas pueden ser bastante frustrantes, pero no tienes que preocuparte por ellos cuando se es un solopreneur. La única aprobación que necesitas es la tuya propia para no tener que preocuparte por el estancamiento del trabajo.

Sin embargo, ser tu propio jefe significa que a veces hay que tomar decisiones difíciles y serás el único que asume la responsabilidad y las consecuencias de estas decisiones. En lugar de retrasar, confía en tus instintos y en tu capacidad para guiarte a abordar incluso las decisiones más difíciles para mantener las tareas en marcha.

4. Trabaja en proyectos interesantes

Incluso si estás trabajando en una empresa que te encanta, hay ocasiones en las que tienes que trabajar en proyectos o asignaciones que realmente no te entusiasman. A veces, incluso pueden ir en contra de tus creencias y valores, pero debes tomarlos con calma, ya que son “parte del trabajo”.

¡Encuentra tu dominio ideal!

Sin embargo, ser un solopreneur te permite tener un mayor control sobre el trabajo que haces. Puedes elegir clientes y proyectos en los que realmente creas, que resuenen con su personalidad, que te emocionen e incluso te desafíen.

Por ejemplo, si eres un consultor de publicidad independiente y te apasiona el medio ambiente, puedes optar por trabajar con marcas ecológicas o con proyectos de RSE de empresas centrados en el medio ambiente. Como abogada con práctica privada, puedes optar por trabajar en asuntos de mujeres donde residen tus intereses.

Sin duda, todavía habrá momentos en los que tendrás que trabajar en cosas que no te emocionen. Por ejemplo, un proyecto puede ser para un cliente difícil pero que generará mucho dinero; o simplemente no hay suficiente en el mercado, por lo que debes hacer todo lo que se te presente para mantener tu negocio. Sin embargo, como solopreneur, puedes trabajar para lograr un equilibrio entre el trabajo esencial y económicamente gratificante y los proyectos que no lo son tanto.

5. Mayor seguridad laboral

Muchos argumentarán que tener un trabajo fijo es más seguro que ser un empresario individual. De hecho, un trabajo fijo te brindará un ingreso mensual fijo y constante. También puede ofrecerte beneficios como días de vacaciones.

Sin embargo, el escenario actual de la pandemia es un testimonio del hecho de que ningún trabajo puede ser tan seguro. El entorno empresarial puede cambiar inesperadamente. Las empresas pueden atravesar tiempos difíciles y, a menudo, tienen que recortar puestos de trabajo para hacer frente a los desafíos financieros. Los salarios se retrasan y los empleados pueden incluso tener que aceptar recortes salariales o renunciar a sus beneficios.

Ser un solopreneur no te hace exactamente inmune a estos riesgos. Sin embargo, te permite lanzar una red más amplia de modo que si algunos proyectos fracasan, habrá otros que pueden ayudarte a mantenerte a flote. Incluso puedes optar por emprender proyectos en áreas que no pertenecen exactamente a tu perfil, pero en las que tienes algunas habilidades y conocimientos y para las que existe una demanda en el mercado. Por ejemplo, puedes ser diseñador de interiores, pero puedes dedicarte temporalmente al diseño gráfico si no existe demanda en el mercado para el primero.

¿Buscas un hosting para tu web?

Consulta nuestros planes

Conclusión

Ser un solopreneur exitoso se trata de aceptar los desafíos, tomarlos con calma y aprender de ellos para ser mejor mientras aspiras a sus muchas ventajas. Cuando se hace de manera equilibrada con la mentalidad adecuada, puede ser una de las experiencias más enriquecedoras de tu vida.

Alisha Shibli - Colaborador
Autor

Alisha es una experta en contenidos de marketing en Radix, el registry detrás de algunas de las nuevas extensiones con más éxito como .ONLINE, .STORE o .TECH.

Comentarios